La franquicia es la cantidad que queda a tu cargo en caso de siniestro.

 

Por ejemplo, has escogido una franquicia de 150 euros.

Desgraciadamente, sufres un siniestro cuya reparación cuesta 500 euros. Te pagaremos los 500 euros menos el importe de tu franquicia, es decir, un total de 350 euros (=500 euros - 150 euros).


Durante la elaboración de tu presupuesto puedes ajustar el importe de la franquicia. Y el importe de la cuota mensual cambiará en función de la franquicia que escojas. 


Cuanto mayor sea la franquicia que elijas, menor será la cuota mensual.