En caso de robo, nuestro primer consejo sería que no toques nada. Para garantizar tu seguridad, notifica inmediatamente a la policía (nunca se sabe si los ladrones siguen por ahí). Una vez superado este primer paso, pon una denuncia (la denuncia será necesaria cuando declares el robo a tu compañía de seguros). Por último, tedioso pero útil: enumera los objetos robados y los daños constatados.